Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123
Nov
15

SOBRE EL CIERRE DE LA EMISORA LOCAL DE RADIO

REPRODUCIMOS EL ARTÍCULO APARECIDO EN EL PERIÓDICO HOY AYER LUNES (14/11/11), SOBRE EL CIERRE DE LA EMISORA LOCAL RADIO SALVATIERRA.

La importancia de las emisoras municipales de radio

MANU PÉREZ PERIODISTA DE CANAL EXTREMADURA RADIO

Ni Iniesta, ni Messi ni Xavi, ni tampoco Raúl o Casillas serían hoy lo que son sinLa Masíao la ciudad deportiva del Real Madrid, hoy llamada Valdebebas. Nunca hubieran desarrollado sus potencialidades sin un equipo filial que les diera minutos, que les dejara experimentar con el balón, que les permitiese tropezar y aprender a levantarse.

En las últimas semanas, en Extremadura asistimos a un goteo constante de cierres en las emisoras municipales de radio. Radios dependientes de los ayuntamientos extremeños que durante las últimas décadas han servido de escuela a numerosos periodistas y a otros profesionales de la comunicación. Han sido algo así como equipos modestos que han dado minutos a ‘jugadores’ que lo necesitaban para poder saltar después, en algunos casos, a los primeros equipos, a las grandes cadenas, a los medios más fuertes de dentro y de fuera de Extremadura.

Hoy el centenar de jóvenes extremeños que sale cada año dela Universidadde Extremadura con el título de comunicación audiovisual en la mano se queda sin Masía, sin Valdebebas, sin instalaciones y sin equipo modesto en el que empezar a ‘jugar’. La crisis se lleva por delante también esto. Al menos cinco radios municipales se han cerrado en las últimas semanas. Las de Ribera del Fresno, Los Santos de Maimona, Montehermoso, Zafra (aunque esta con solución) y Radio Salvatierra. Esta última, paradójicamente, cuando cumple 20 años de emisiones. ¡Vaya regalo de cumpleaños!

Son cierres de emisoras de radio que no dejan sin trabajo a muchos extremeños, porque en cada una de ellas hay una media de dos o tres empleados, pero sí dejan casi sin su propia voz local a todos esos pueblos.

Es cierto que las arcas municipales no están para dispendios y también es cuestionable que un medio sin futuro sobreviva artificialmente, con el dinero del contribuyente, pero los que toman hoy estas decisiones de cierre –en algunos casos con excusas que rozan lo absurdo– deberían saber que tienen responsabilidad en crear ese medio con futuro y que existe, además de una rentabilidad económica, la rentabilidad social, el servicio público. Asociaciones de mujeres, de jóvenes, de mayores, de ‘amigos de’ y de clubes de todo tipo de deportes y de ocio se quedan sin el lugar más cercano al que acudir para difundir su mensaje de ilusión, de esperanza o de desasosiego. Esa es la verdadera rentabilidad de estos pequeños medios de información, el potenciar que los vecinos comuniquen sus actividades o inquietudes, que se enteren de la hora en la juega su equipo, de las últimas obras en el pueblo o de si habrá vaquilla este año en las fiestas patronales o habrá que entretenerse con algún espectáculo mucho más barato.

Pero lo peor de todo es que, con todos estos cierres y con las espadas de Damocles que se ciernen sobre los micrófonos de gran parte de las más de sesenta emisoras municipales de radio que hay en Extremadura, no habrá ya un Iniesta o un Casillas que pueda ‘jugar’ de niño a hacer radio, porque las puertas de su particular ‘Masía’ y de los estudios de Valdebebas estarán cerradas.

http://hoy.kioskoymas.com/epaper/showlink.aspx?bookmarkid=7U14OVEDLO6&linkid=6d1606e5-0087-4cca-a355-4153851e8807&pdaffid=eNvCyfUEFz%2bOTtmj83IHAw%3d%3d

 

¡Compártelo!
    Publicado por administrador bajo las categorías General
    1. administrador dice:

      Queridos amigos y paisanos:
      Me produce una enorme tristeza el cierre de una emisora de radio, sea en Vitigudino o en Sebastopol.
      Más tristeza me produce en mi pueblo. Mi pueblo son las raíces , las raíces que tienen todos los pueblos y no son otras que la libertad , la coherencia , el sentido común, el respeto…
      En los últimos años, en Extremadura y en España y, en muchos otros lugares, si no se han cerrado emisoras, desde los poderes públicos, se han silenciado: programas de radio, opiniones, debates, ideas, muchas razones, mucha ilusión…
      Esto me parece vergonzoso, triste.
      Diría yo, humillante.
      Pero :¿Quién hace esto? ¿De dónde viene la orden?¿Del ciudadano libre y responsable?¿De quién?
      Podría contaros muchas cosas , que no voy lo hacer, por si las consideráis demagógicas. Esto,entiendo humildemente , que viene del silencio. Del silencio y de la falta de crítica a las situaciones previsibles cuando las ideas las dominan unos pocos “asillonados ” en su estatus y en su poder, sean del signo que sean.
      Las personas debemos estar a las duras y a las maduras y pensar en el bien común. Esto no lo dijo ni Jesucristo ni Buda . Lo dijeron los ilustrados infuídos por aquéllos, seguramente.
      Me uno, me solidarizo, con esas personas afectadas por esta situación.
      Un abrazo, y me gustaría que no se nos olvide, que somos personas y por eso podemos pensar, ser libres y luchar contra lo que nos produce opresión.

      Reyes González Castaño

    2. guerrero dice:

      En los pueblos y más en lo pequeños muchas veces los vecinos no quieren involucrarse en polémicas y menos en cuestiones de ayuntamiento por aquellos del: “que dirán”; nos dicen que vayamos por allì, se cierra esto o lo otro y los asumimos obedientemente, resignados y haciendo mutis.
      En el ayuntamiento lógicamentre tendrán sus motivos para cerrar la emisora, puede que más que suficentes para tomar esta determinación tan drástica tras 20 años de andadura, pero lo más sorprendente del hecho en sí es que se haya llevado de esta forma: por sorpresa. De la noche a la mañana los vecinos se enteran del cierre de este centro y santas pascuas, cambian a los locutores de trabajo y en paz.
      Era esta emisora como dice Manu Pérez en su artículo una especie de universidad para permitirles a los periodistas pulirse y consolidar su carrera. Desde luego es una pena que hayan cerrado una emisora que parecía iba bien, desconozco el número de oyentes que seguían sus programas, si era comercial o no, pero a todos nos constan que era conocida en toda la comarca y por tanto sintonizada por mucha gente que a través de este medio conocían njestro pueblo, nuestras costumbres…
      Si los vecinos callan y otorgan, pues bien, que se aguanten pero si no están conformes con esta decisión por lo menos podían pedir explicaciones al respecto.
      Esta emisora era una las pocas cosas buenas que teníamos en Salvatierra, esperemos que vengan otras épocas y vuelva también su reapertura.

      Diego Guerrero Socorro.

    Añadir un comentario

    Debe acceder al sistema para poder comentar.