Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

39.- LAS RUINAS DE LA ERMITA DE SANTA LUCIA DE SALVATIERRA DE LOS BARROS.

039En esta sección de “Fotografías comentadas de Salvatierra” de nuestra Asociación, sacamos una nueva fotografías, hoy se trata de la Ermita de Santa Lucía que se encuentra en nuestro término municipal, de ella solo quedan unos pobres vestigios.

Solano de Figueroa refiriéndose a este Ermita declaró que está situada a dos kilómetros al sur de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros, indicando que en ella existían preciosas antigüedades.

Este lugar fue desde mucho tiempo atrás objeto de numerosas exploraciones y excavaciones, uno de los investigadores que nos ha dejado constancia de ello fue el quinto Marqués de Monsalud, Mariano Carlos Solano y Gálvez, un estudioso de la historia que residió en Almendralejo y falleció en Madrid en 1910.

En sus escritos decía que esta Ermita permaneció en pie en época visigótica y que alrededor de ella en una extensión de un km2 el terreno estaba cubierto de fragmentos de cerámica y trozos de mármol blanco así como la existencia de algunos sillares que indican la dirección de muros ocultos.

El Marqués recogió asas de grandes vasijas, trozos vidriados y algunas tejas árabes. Realizó asimismo excavaciones en el interior de la ermita descubriendo fragmentos de inscripciones visigodas, llegando a conocimiento de que la solería era de ladrillo y sacando a la luz un zócalo formando triángulos en esgrafiado blanco sobre negro.

Por último indicar que dejó escrito que en nuestra Iglesia Parroquial del Mártir Señor San Blas construida a principios del S. XVI sobre otra del S. XV, de esta última época es la capilla mayor y la sacristía, comprobó que en la parte meridional hay empotradas dos piedras de mármol blanco que pertenecieron a la Ermita de Santa Lucía a la que nos estamos refiriendo; uno de ellos es un fragmento de jamba procedente de una columna con su fuste formado de hojas; el otro mármol consiste en un alto relieve que representa la entrada del Salvador en Jerusalén montado en humilde cabalgadura entre sus apóstoles, separados unos de otros por sendos árboles.

¡Compártelo!