Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

285.- EL MERCADILLO DE SALVATIERRA DE LOS BARROS EN LA PLAZA DEL MATADERO.

285

En nuestro pueblo Salvatierra de los Barros se celebran semanalmente dos mercadillos que tienen lugar los miércoles y los sábados.

Los de mi generación los hemos conocido en varios lugares del pueblo como son las plazas de España, del Pilar o la del Atrio y en ocasiones en la calle El Cristo, a esta calle sólo se traslada cuando por motivos de las fiestas patronales los espacios son ocupados por las casetas y cacharros de feria.

Ahora desde hace varios años el mercadillo se celebran en la Plaza del Matadero, un lugar amplio y diáfano que permite la instalación de muchos tenderetes. Al que esto escribe y creo que a la inmensa mayoría de los vecinos nos gusta acercarnos por este zoco aunque no tenga nada que comprar, simplemente por el placer de pasear y curiosear entre los puestos de verduras, los de confecciones o herramientas y otros utensilios del hogar y los curiosos tenderetes de los moros, etc.; así que para algunos el mercadillo podemos considerarlo además de un lugar de compra también como un espacio de la vida social de la gente, ya que allí se da cita prácticamente la mayoría de los del pueblo.

Paseando y observando vemos como nuestros vecinos se saludan, las amas de casa comentan sus cosas, se dan cuenta mutuamente de cualquier novedad que haya surgido, se aconsejan unas con otras acerca de alguna prenda determinada que les interesa, en fin, es un lugar donde principalmente las mujeres se surten de lo necesario para su hogar y a la vez todos nos pasamos un rato de recreo, solaz y entretenimiento de los que estamos tan necesitados en esta vida tan ajetreada.

Nos gusta escuchar cómo el vendedor da voces llamando la atención del público para ofertarle sus artículos con la circunstancia de que ante la proximidad de las fiestas los puestos de ropa se multiplican.

Comprobamos como aquellos vendedores que son asiduos al mercadillo entablan una conversación cordial con las señoras como si de otro vecino del pueblo se tratara. Otra particularidad curiosa es que las compradoras utilizan algunas casas como “probadores”, las vecinas aledañas al mercadillo les permiten que se prueben en sus domicilios aquellas prendas para comprobar cómo les sientan

Son curiosidades del pueblo.

¡Compártelo!