Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

270.- LA DEHESA EXTREMEÑA.- LA DEHESA DE SALVATIERRA DE LOS BARROS Y LOS ALCORNOCALES.

270 Esta bonita foto la obtuvo el viajero en el término municipal de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros, corresponde como se puede comprobar a un alcornocal, por cierto muy próximo a la Dehesa “El Portero”, en la foto se aprecian los alcornoques cuyos troncos se encuentran pelados, de ellos se ha extraído recientemente el corcho y de ahí su color amarillento, luego se tornará de color cobrizo hasta que poco a poco, se irá vistiendo de otra nueva capa de corcho para serle extraída a los nueve años.

La saca del corcho como así se llama se efectúa entre el mes de junio hasta finales de agosto, precisamente la foto la hicimos en el mes de junio de hace diez años, a esta faena por aquí la llaman la “pela del alcornoque”. En el pueblo tenemos una buena plantilla de descorchadores, destacando como más veteranos y más cualificados “Los Pieles”, son buenos profesionales de la saca del corcho -“descorchaores” les llaman- y también tenemos muchos alcornoques que pelar, la saca del corcho se lleva a cabo cada nueve años y precisamente coincidiendo cuando el período del crecimiento de la corcha está en su pleno apogeo y actividad, en pleno verano.

Y como no podemos eludir las añoranzas, diremos que este trabajo antiguamente lo llevaban a cabo cuadrillas de hombres que normalmente permanecían en el monte desde los inicios de la temporada hasta la finalización de la misma.

Llevaban consigo todos los artilugios necesarios para la larga temporada que podía durar dos meses, entre ellos los enseres de cocina para facilitarles la labor, quedando algunos de ellos encargados de elaboración de la comida para cuando regresaran sus compañeros y tenerles todo a punto. La jornada empezaba muy temprano a eso de las seis de la mañana, hasta las siete de la tarde. Durante el transcurso del duro y fatigoso trabajo disfrutaban de unos pequeños descansos que dedicaban para el desayuno y la comida del mediodía, una rápida siesta y a intervalos una parada para fumarse el cigarro.

No ha estado nunca mal remunerado el jornal del descorchador, por algo es un técnico especializado, no todo el mundo saber utiliza el hacha y tratar con mimo al árbol procurando no herirlo con la afilada hacha en su tronco.

Hoy todo esto a lo que nos hemos referido es historia, ahora las condiciones de trabajo son más cómodas, como no podía ser de otra manera, aunque el sistema de extracción del corcho se hace de la misma forma tradicional que se viene haciendo desde antaño.

¡Compártelo!