Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

232.- LAS CAMPANAS DE LA IGLESIA PARROQUIAL DEL MÁRTIR SEÑOR SAN BLAS DE SALVATIERRA DE LOS BARROS HAN SIDO RESTAURADAS Y DE NUEVO COLOCADAS EN EL CAMPANARIO.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACon fecha 9 de septiembre del pasado año de 2013, colgábamos en esta página esta noticia que sirvió de alegría a todo el pueblo, decía así:

“Hoy queremos dar la buena noticia de que la campana chica y los dos esquilones de la Iglesia Parroquial del Mártir Señor San Blas de Salvatierra de los Barros, han sido reintegrados a su campanario tras seis meses de ausencia.

Fueron retiradas de su lugar en el mes de Abril para ser reparadas por personal técnico en la localidad de Montehermoso (Cáceres) debido a presentar rajaduras en sus cuerpos y hasta el día 5 de este mes de Septiembre no han vuelto a su sitio.

La noticia suscitó mucho interés en el pueblo, muy de mañana se fueron agrupando numerosos vecinos provistos de cámaras fotográficas para plasmar el acontecimiento en la Plaza del Atrio de nuestro pueblo y presenciar los trabajos, no por menos estos sucesos pueden considerarse de relevancia pues no suceden con mucha frecuencia, ¿Cuándo volveremos a ver las campanas en el suelo?

Han vuelto limpias y lustrosas y dotadas de unos hermosos yugos de los cuales penden.

Echábamos de menos en el pueblo el cantarín sonido de estas campanas, a decir de algunos su sonido se asemeja mucho al de las campanas de la Catedral de Toledo.

Fueron subidas por una grúa hasta el campanario que está del suelo a una altura aproximada de 26 metros, luego los operarios se encargarían de colocarlas en sus respectivos lugares.

Como quiera que el día 5 en que volvieron a ser recolocadas las campanas es precisamente el día del inicio de la Novena en honor del Santísimo Cristo de las Misericordias de gran raigambre en el pueblo, los toques de aviso a los fieles llamando al acto religioso sonaron esa tarde, los badajos de las campanas fueron tocados por dos campaneros excepcionales: Antonio Bermejo hijo del señó Manolo el Sacristán y José Antonio Murillo, un monaguillo muy grande que aunque ha dejado de serlo ahí sigue. Durante estos seis meses de ausencia mientras las campanas se reparaban sólo hemos oído el sonido monocorde de la campana gorda, ahora es otra cosa.

En la página Web de la Asociación Cultural “Amigos de Salvatierra” en su sección de Galería de Fotos, figura un reportaje muy completo y curioso del proceso de reintegro de las campanas a su lugar y también datos referidos a las características de las mismas.

 

 

¡Compártelo!