Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

207.- LA GUARDIA CIVIL Y LA VINCULACION DEL PUEBLO DE SALVATIERRA DE LOS BARROS CON ESTE BENEMERITO CUERPO.

civEste comentarista quiere hablar hoy del Cuerpo de la Guardia Civil y la relación intrínseca que tiene con nuestro pueblo Salvatierra de los Barros, no por menos podemos considerar esta circunstancia como una faceta más de nuestros usos y costumbres

La Guardia civil es un Cuerpo Benemérito que a lo largo de los años ha adquirido el cariño y el respeto de los ciudadanos dentro del ámbito rural a base de muchos sacrificios y a pesar de muchas controversias, críticas acertadas o no, infundios, etc.; pese a todo ello es actualmente una de las Instituciones de España de las más valoradas.

El Puesto de la Guardia Civil de Salvatierra de los Barros fue establecido el 1º de marzo de 1872, casi nada, o sea, en los albores de la fundación de este Cuerpo que fue en marzo de 1844; su primera Casa-Cuartel fue una gran casona ubicada en la calle Alcantarilla, hoy denominada Don Pedro Gómez, concretamente en el núm. 20, donde se instaló una dotación compuesta por un cabo y 4 guardias; luego en los años 20 del pasado siglo pasaron los guardias civiles a la calle La Zarza hoy se denomina Manuel Vinagre a un edificio propiedad del Ayuntamiento que tuvo diversos destinos y hasta hace muy poco sólo ese de Casa-Cuarte. En esta casa contaban los guardias y sus familias con la protección del Espíritu Santo, puesto que allí hay una pequeña Ermita dedicada a la expresión que representa la presencia activa de la divinidad. Debido al estado ruinoso de este edificio hoy los guardias han sido trasladados a unas dependencias oficiales anejas al edificio de la Casa de la Cultura también propiedad del Ayuntamiento.

La fotografía que mostramos hoy corresponde a uno de esos “civiles” clásicos de pasado siglo, era así como los llamamos en los pueblos, una estampa muy peculiar a la que todos estábamos muy acostumbrados a ver y quizás podamos opinar con cierta añoranza que el contacto de estos hombres con la población era antes mucho más entrañable, más familiar, en definitiva, formaban parte del pueblo como unos vecinos más que es lo que eran; hoy los guardias paran en el pueblo solo el tiempo de la práctica de servicio, una vez terminado éste marchan a otros pueblos donde tienen fijada su residencia.

¡Compártelo!