Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

194.- USOS Y COSTUMBRES.- LA VENTA DE PESCADO FRESCO POR LAS CALLES DEL PUEBLO.

Antigua fotografía que nos muestra esta entrañable imagen referida a una de nuestras costumbres de los años sesenta: la venta de pescado fresco por las calles del pueblo.

sarPor aquella época veíamos al vendedor de pescado recorriendo las calles de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros con una gran cesta de mimbre blanca y de forma ovalada que llevaba bajo el brazo, en ella perfectamente colocados iban las sardinas, los boquerones, los jureles, las caballas, el cazón o la raya bien tapados con un paño blanco para evitar las moscas y otros elementos nocivos contaminantes en la otra mano el pescadero llevaba de una balanza de platillos y las correspondientes pesas.

El pescadero pregonaba su mercancía llamando a las mujeres con su pregón característico “sardinas frescas….”; en la plaza también podíamos ver el puesto deFlores, El Ronco o Quico el Fontanés, las cajas de los pescados cubiertas con hojas de helecho que estaban colocadas en el suelo a la vista del público por lo que podían examinar la mercancía que ese día ofrecían, (lo que son las cosas), hoy con tantas medidas profilácticas esto sería inconcebible; por allí veíamos a muy temprana hora de la mañana a Don Rafael Calero, el veterinario, supervisando el pescado para poder dictaminar el buen estado del mismo y darlo apto para su consumo.

Posteriormente este sistema de venta desapareció, con los adelantos las amas de casa podían dirigirse a comprar el pescado en las distintas pescaderías diseminadas por pueblo que ya estaban dotadas de mostrador y frigoríficos adecuados, una mejora y un progreso en el pueblo que indefectiblemente se notó.

El vendedor de pescado era nuestro paisano José Flores que ya nos dejó.

 

¡Compártelo!