Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

145.- EL MUSEO DEL BARRO Y LA LEGENDARIA FIGURA DEL ARRIERO VENDEDOR DE CACHARROS DE SALVATIERRA DE LOS BARROS.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEste comentarista con ocasión de realizar una de las muchas visitas que hace al Museo de la Alfarería y el Barro de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros, -siempre se puede captar algún que otro detalle interesante además de resultar un recreo pararse un rato a admirar y contemplar lo que el mismo contiene acerca de nuestra principal industria LA ALFARERÍA,  es a la vez un placer admirar las magnificas obras que allí se encuentran. La visita resulta ilustrativa dada la gran información que contienen los paneles sobre la historia y el acontecer de esta artesanía y bonita profesión a través de los tiempos, pues bien como decimos el comentarista se percató de la presencia de un pequeño cuadro con la fotografía que hoy insertamos en este muro y que está colocado sobre el mostrador de la recepción del Museo el cual le llamó la atención.

La fotografía se refiere a uno de los arrieros de leyenda de este pueblo, uno de aquellos hombres que se lanzaron a la aventura de viajar con su burro a Francia para ofrecerles y venderles a los gabachos nuestros cacharros en lugar tan lejano y sin tener ningún conocimiento del idioma e ignorando las costumbres de los franceses.

En esta estampa se puede leer lo siguiente: “El vendedor de alcarrazas (vasija de barro) tiene como inseparable compañero al borriquillo tan pintoresco como su dueño que conduce la mercancía bien acondicionada entre paja”. Hay dos anotaciones: en una se nos indica que se trata de Mateo Benítez Cintas “El de la Jarilla”, persona muy popular en el pueblo que hemos conocido personalmente y que ya no está entre nosotros, la otra nos aclara que se captó la imagen en el verano de 1930.

Hombres humildes y sufridos como éste fueron artífices principales de la historia de la alfarería de Salvatierra de los Barros y del pueblo; por lo tanto, consideramos muy acertada su presencia testimonial en este lugar sagrado de esta artesanía.

¡Compártelo!