Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

103.- SALVATERREÑOS ILUSTRES: JUAN MENDEZ DE SALVATIERRA ARZOBISPO DE GRANADA.

obispo

     Ayer hablábamos del Obispo Ramírez en esta sección de “Fotos comentadas” de nuestra página Web,  hoy, vamos a volver a hablar de otro de los personajes ilustres de nuestro pueblo: Don JUAN MENDEZ Y MENDEZ o JUAN MENDEZ DE SALVATIERRA, nacido en la Huerta de los Cuellos, finca muy próxima a Salvatierra de los Barros aproximadamente pues no se sabe con certeza entre 1525 y 1530, sus padres fueron Alonso Méndez y Juana Méndez, ambos casados en nuestro pueblo de condición muy humilde y dedicados a la labranza en la citada Huerta de los Cuellos.

Quedó huérfano a muy temprana edad, el pequeño Juan fue recogido por su tío Alonso Gil maestro de escuela que se encargó de su formación y educación, logrando darle estudios superiores; su tío le notó altas dotes de inteligencia e ingresó al joven Juan Méndez en la Universidad de Alcalá de Henares. En esta Universidad obtuvo en 1546 la licenciatura en Teología y el doctorado en dicha ciencia en 1577. Entre sus condiscípulos se cuentan Pedro de Fuentidueña, Benito Arias Montano, Fray Luis de León, el P. Lainez, el, P. Juan de Mariana, etc., eminencias todas del Siglo de Oro español.

Tuvo una carrera eclesiástica muy fulgurante debido a sus dotes excepcionales para la oratoria. Fue magistral de la Catedral de Cuenca y en este cargo se encontraba cuando fue nombrado por el Rey Felipe II para ocupar la Silla Arzobispal de Granada al llegar a su conocimiento las virtudes de este eclesiástico. Corría el año 1576, pero no se hizo cargo del Arzobispado hasta el 15 de febrero de 1578.

En la fotografía aparece la primera página de la Epístola que Don Juan Méndez de Salvatierra instituyó para los Hermanos de San Juan de Dios de Granada.

Falleció en Granada el martes 24 de mayo de 1588, su cuerpo está enterrado en la capilla de Santa Ana de la Catedral dicha capital.

Salvatierra de los Barros le tiene dedicada una calle a este insigne salvaterreño que se denomina escuetamente “MÉNDEZ”; este comentarista cree que es una dejadez manifiesta que a persona tan ilustre no le tenga el pueblo dedicado al menos un rótulo recordando sus datos biográficos para la ilustración de propios y extraños, puesto que de ello debemos enorgullecernos.

¡Compártelo!