Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

434.- LA FERIA INTERNACIONAL DE LA ALFARERIA Y EL BARRO EN SALVATIERRA DE LOS BARROS.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El pasado día 31 de mayo de 2014, este viajero se refería a la Feria Ibérica del Barro 2014, de esta forma:

“Durante los días precedentes con motivo de la celebración en nuestro pueblo Salvatierra de los Barros de la XX FERIA IBÉRICA DE LA ALFARERIA Y EL BARRO, desde esta ventana hemos dedicado nuestros comentarios a todas aquellas personas que han sido protagonistas principales de la artesanía de este pueblo: LA ALFARERIA.

Nos hemos acordado como es natural de los ALFAREROS, pero también de las MUJERES que trabajan con ellos, de los ARRIEROS, de los ACARREADORES DE LEÑA y del BARRO, puesto que sin estos colaboradores, que forman parte fundamental del engranaje de este oficio, los alfareros no serían lo que son, ni nuestro pueblo sería conocido en toda España en este campo.

Actualmente en nuestro pueblo existen más de 20 alfarerías abiertas, es el pueblo con más alfarerías en producción de toda España.

Ayer se inauguró la Feria, en ella en más de 40 stands, están a la vista los cacharros que nuestros alfareros fabrican, hay verdaderas maravillas que rayan en la perfección y sin ánimos de ser presuntuosos, no le tienen envidia a aquellas lozas clásicas y tradicionales de Talavera la Real (Toledo) o de Manises (Valencia).

En esta última intervención acerca de la Feria, nos hemos acordado de los PRIMEROS ALFAREROS que se asentaron según los estudiosos en Salvatierra de los Barros, en el lejano el siglo XVI, dicen que eran procedentes de Portugal y que vinieron aquí cuando llegaron los dineros de América, para comenzar la ampliación de nuestra Iglesia Parroquial del Mártir Señor San Blas. Dicen que fueron ellos los que trajeron la alfarería al pueblo, al percatarse de la calidad del barro colorao que existía en los campos.

Por eso hoy hemos sacado esta fotografía que nos muestra este cántaro, constituye uno de los vestigios de aquellos tiempos, cántaro que apareció en las bóvedas de la Iglesia, cuando se llevó a cabo la reparación de sus tejados y que sirvió de relleno para los mismos.

Nuestro recuerdo y nuestra admiración para aquellos legendarios alfareros, que dejaron su impronta aquí en este pueblo, y que permanece durante largos siglos hasta la fecha, ojalá, las circunstancias económicas nos sean favorables, y este noble oficio nunca decaiga.

¡¡ Feliz Feria a todos nuestros alfareros!!”

¡Compártelo!