Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

392.- LA EVOLUCION DE LA ALFARERIA SEGÚN LAS NUEVAS TENDENCIAS. DISEÑO DE UN FLORERO.

392La alfarería y por consiguiente los alfareros, han tenido que adaptarse a las nuevas demandas surgidas por las nuevas tendencias, modas y gustos, cada vez más exquisitos de los clientes, dado que poco a poco, la alfarería del agua, estaba muy amenazada con la aparición de los electrodomésticos, y a la proliferación de los artículos de plástico, a pesar de estar surtida dicha alfarería de unas vasijas apropiadas y excelentes para dicho uso, no ya como piezas decorativas, sino como para su uso imprescindible en los hogares de todas las casas de España, las que eran surtidas por los vendedores ambulantes, a los que conocemos como arrieros.

El frigorífico fue dejando a un lado los cacharros de barro, el botijo era sustituido por una simple botella de plástico y el agua enfriada en estos electrodomésticos, y muchas otras piezas alfareras, sustituidas por otras de plástico que resultaban más baratas.

Los alfareros no permanecieron ajenos a este fenómeno, pero mucho menos los arrieros, conocedores de los gustos de las amas de casa, pues eran ellos los encargados de sacar los cacharros de Salvatierra de los Barros y venderlos en sitios lejanos y eran ellos mismos los que pulsaban el ánimo de las amas de casa para conocer sus gustos y exigencias.

La fotografía nos muestra el diseño de un florero, plasmado en una hoja de libreta, dibujo un tanto ingenuo y sencillo, data de a principios de los años 60, el alfarero entonces carecía de ordenadores, incluso no sabía de su existencia, por lo tanto el cuaderno, le servía a la perfección al alfarero, para el diseño de la pieza, para luego sacar en la rueda una réplica de las mismas características y ponerlo a disposición de las futuras compradoras.

El documento procede del archivo del alfarero Juan Nogales González y que nos ha sido cedido por su hijo Juan Antonio Nogales Pérez.

¡Compártelo!