Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

338.- PERSONAS SINGULARES DE SALVATIERRA DE LOS BARROS: ILDEFONSO HERNANDEZ CINTAS.

338Hoy nos vamos a referir a otra de las “personas singulares” de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros: ILDEFONSO HERNANDEZ CINTAS, para las generaciones jóvenes les resultará un tanto desconocido y no tanto para los mayores, aunque ambos tendrán referencia de esta persona.

Estuvo casado con Engracia Castaño a la que conocíamos como “Engracia la del Portero”, vecina de la calle la Puente desde toda la vida, cuya calle se nombra ahora como de Celestino Suero, este matrimonio tuvo dos hijos: Carmen y Celestino.

Aunque Ildefonso nació en la localidad de Alconera, su vinculación con Salvatierra era muy estrecha, casado con una salvaterreña y además residente en el pueblo desde sus años jóvenes; su oficio fue el de tratante de caballerías, un mercado que por aquellos años 50 y 60 del pasado siglo estaba muy en auge debido a la demanda de estos animales en los pueblos inminentemente agrícolas y ganaderos que se dedicaban para los trabajos en el campo, así como para la alfarería para el acarreo de barro, leña, etc., podíamos considerar a las bestias como animales imprescindibles en los trabajos del ámbito rural.

Ildefonso era mutilado de guerra, durante el desarrollo de la misma perdió un ojo por lo que era conocido como Ildefonso el Tuerto.

De sus cualidades personales gracias a la información recibida sabemos que era un hombre de talante agradable y muy inteligente, con una agudeza extraordinaria para esta clase de negocio, muy entendido en bestias capaz de detectar sus cualidades y defectos a la primera ojeada. Se decía que era tan inteligente que llegaba en estos tratos y trapicheos a engañar a los propios gitanos que a este mismo negocio se dedicaban en la época.

Falleció a la temprana edad de 37 años, en la foto le vemos sujetando una caballería de la que presumimos la llevaría o la compraría en alguna feria de ganados dada la afluencia de personas que vemos en la calle. Montados en el animal dos muchachos: el menor es Celestino su hijo, el de más edad el hijo del Ciernes que tenía un bar en el local que hoy ocupa el Monte de Piedad de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros.

¡Compártelo!