Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

330.- LAS FRESCAS MAÑANAS DE VERANO EN LOS POYOS DE LA IGLESIA PARROQUIAL DEL MARTIR SEÑOR SAN BLAS DE SALVATIERRA DE LOS BARROS DE EDAD MADURA.

330Cuando encontramos en la caja de zapatos o en aquella otra de lata del dulce de membrillo en las que guardamos las fotografías familiares y al examinarlas vemos como si de una película se tratara el transcurrir de nuestras vidas.

Al comprobar los detalles de dichas fotografías aunque esta no es antigua aunque tiene más de ocho años, comprobamos cuan efímera es la vida, en ellas aparecen paisanos nuestros con los que hemos convivido, con los que nos hemos llevado estupendamente como buenos amigos y vecinos y que ya se han ido de entre nosotros, otros han tomado otros derroteros y también nos percatamos de que nosotros mismos nos vamos deteriorando con el transcurrir del tiempo.

Esta foto como se puede comprobar está tomada en los poyos de la Iglesia Parroquial del Mártir Señor San Blas de nuestro pueblo de Salvatierra de los Barros, en estos poyos durante las mañanas del verano siempre hay un grupo de hombres sentados tomando el agradable fresco mañanero, es una costumbre o una tradición. Los poyos son de granito, están desgastados por el uso y erosionados por el tiempo, pero ahí permanecen tras seis siglos de vida, por este motivo nos detenemos a pensar y a la vez nos hacemos la pregunta de que en estos mismos poyos al igual que nosotros se han sentado generaciones y generaciones de paisanos nuestros para descansar y permanecer en animada tertulia durante esas magnificas y agradables mañanas del verano. Muchas conversaciones, confidencias y secretos habrán escuchado estas nobles piedras, reflexiones que nos hacemos y que son simplemente consecuencia de esa edad madura que nos acompaña.

¡Compártelo!