Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

329.- ERMITA DE LOS SANTOS MÁRTIRES SAN ESTEBAN Y SAN FABIÁN DE SALVATIERRA DE LOS BARROS.

CEENTERIO1Vieja imagen de nuestra Ermita, una de las muchas fotografías que a este edificio le han sido hechas y que como se suele decir ya han quedado “para el recuerdo”, y hoy con una estampa totalmente diferente. La ermita se encuentra a la entrada de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros conforme llegamos al mismo procedente del vecino Salvaleón.

La Ermita de los Mártires como nosotros la conocemos (hoy desacralizada), es un testigo de la arquitectura del S. XVI de la baja Extremadura.

Sabemos de la existencia de la Cofradía de los Santos Mártires por un libro de asientos de la misma datado en el año 1670, que se encuentra en el archivo de la Iglesia Parroquial, de Mártir Señor San Blas; examinadas los distintos asientos del mismo se deduce que la ermita data de los primeros años del siglo XVII lo que se confirma por un esgrafiado existente en el arco triunfal del templo que indica 1628.

Su construcción es muy corriente, consta de una sola nave con tres tramos, como ya se ha dicho no hace mucho fue restaurada por el Ayuntamiento dado su inminente estado de ruina una vez fue cedido el edificio al municipio por el Arzobispado de Mérida-Badajoz.

Está situada sobre un montículo donde la baten los vientos, tiene dos puertas, la principal situada al sur y la otra al norte, por donde entraban y salían los peregrinos forasteros y visitantes en general, puertas que permanecían abiertas de par en par según la tradición permitiendo así la ventilación del templo y era paso obligatorio para estas personas como medida profiláctica para evitar contagios de peste.

Destacan en la ermita sus bóvedas de crucería sobre todo la de la primera nave.

Por el día 20 de enero de cada año se celebraban en la ermita grandes festejos de los que se encargaba la cofradía, había misa cantada con contrato de organista y predicador, procesión del santo y sacrificio de un toro. Estos festejos se celebraban en la explanada existente a la entrada de la ermita y aledaños.

Hoy lamentablemente la Ermita a pesar de encontrarse restaurada y ofreciendo desde luego, una bonita imagen, no tiene hasta la fecha un destino definitivo asignado por parte de las entidades municipales.

¡Compártelo!