Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

306.- EL PARAJE DE “LOS PLAOS” DE SALVATIERRA DE LOS BARROS ES RICO EN SETAS Y HONGOS.

306Volvemos a visitar el paraje que en Salvatierra de los Barros todos conocemos como “Los Plaos”, una zona ubérrima, frondosa, verde y bonita; un lugar agradable que hace las delicias de los excursionistas, al viajero le gusta “Los Plaos”. Las correrías de sus años mozos discurrieron por el Castillo, el Convento de los Franciscanos o la Ermita de Santa María, la Fuente de las Lanchas, el Risco de Juan de Más…, durante aquellos años de juventud la mayoría de los jóvenes del pueblo dábamos nuestros paseos con las novias por aquellos lugares, no había otra cosa, puede que se deba a ello el que le tenga ese cariño especial a estos predios y que nunca se cansa de visitar. Ahora las costumbres han cambiado.

El viajero ya no corre tanto, no obstante, sus visitas son relativamente frecuentes, por ello ha podido comprobar que en el tiempo apropiado acuden muchas personas amantes de la micología, procedentes de otros pueblos y por cierto procedentes desde lugares lejanos. En Salvatierra de los Barros no existe esta cultura de la recogida de setas y hongos, nosotros por aquí sólo cogemos esas setas que se conocen como “gallipiernas” las que presentan un amplio sombrero y un anillo en su pie que por cierto asadas a la leña están exquisitas. De ahí no pasamos, aunque hay que indicar que cada vez son más los aficionados del pueblo.

El viajero entabló conversación con estos seteros y preguntarle acerca de las variedades, pero no sueltan prenda, son muy reservados, es como un secreto de profesión, uno sospecha que esta reserva se deba a que no quieren que aprendamos las características de los hongos y por consiguiente dejen de recolectar estas setas tan apreciadas en la cocina, y pierdan asimismo un lugar que les entretiene.

El setero nos dejó hacer la foto que mostramos de esta cesta, la cesta es un útil imprescindible para su entretenimiento, pues en ella lleva su recolección y le sirve para que las semillas que los hongos y setas contengan caigan al suelo y así no se pierda el ciclo de producción; en la cesta ella vemos distintas variedades que nosotros no conocemos y cuando por allí paseamos las ignoramos, pero que el aficionado las considera como tesoros, a nosotros todas nos parecen venenosas.

¡Compártelo!