Calle San Blas, num. 1 – 06175, SALVATIERRA DE LOS BARROS – TFNO.: 677 747 123

301.- LA RECOGIDA DE LA ACEITUNA EN SALVATIERRA DE LOS BARROS.

301El año pasado fecha en que se hizo este comentario, fue fructífero en aceitunas en nuestro término municipal, muy al contrario al año anterior que no había ni una “froncia”, como por aquí se dice, o sea, nada. Además durante el indicado este año las perspectivas económicas son algo más favorables que en años anteriores pues aunque pagan poco por el kilo no deja de merecer recoger la cosecha aunque los ingresos sean mínimos, los malos tiempos económicos llegan a todos los sitios y rincones, pero estas circunstancias adversas las sufren más los humildes labradores que siempre están mirando al cielo y pendientes del tiempo para después llevarse el fruto de su sudor los intermediarios que son los que más ganan, estos son los que manipulan los precios y a los labradores los ponen en la tesitura de “lo tomas o lo dejas”.

El hombre del campo en ocasiones se desanima piensa y recapacita que no merece recoger la cosecha puesto que son más los gastos que los ingresos y eso sin contar las horas que dedica al trabajo, tampoco cediéndolas al tercio, es decir, dos para el que la recoge y una para el dueño, a la hora de echar cuentas ve que es poco el dinero recogido cuando el laboreo de la finca, poda de los árboles, etc., superan a los ingresos. Luego, el aceite en los mercados por las nubes.

Actualmente la recogida de la aceituna es bastante más fácil que la de aquellos tiempos de los años mozos del comentarista, entonces salían todos los de la casa muy de mañana con heladas que imponían y careciendo de esas redes de plásticos que llaman “mantas”, entonces se recogían las aceitunas directamente del suelo helado, aceituna por aceituna, también se recogía el granillo y hasta los huesos. Ignoro cómo se podía resistir y sufrir tanto y entonces sí que se obtenían cuatro gordas por el trabajo, me refiero a los jornales.

En la foto vemos en un cercado de “La Pizarrita”, sito en el término municipal de nuestro pueblo Salvatierra de los Barros, a un paisano nuestro cómo ordeña al olivo y va dejando que el fruto caiga en la manta, las de arriba las caerá vareando sus ramas para posteriormente ir levantando dicha manta y envasando la aceituna convenientemente en sacas para llevarlas que en el molino donde se transformará en ese oro verde, zumo de la aceituna que llamamos ACEITE uno de los principales alimentos de la Humanidad.

¡Compártelo!